Fantasía

Relato: Lázaro

El oficio de pregonero me gustó. Igual ayudaba a vender vinos a los comerciantes, que encontraba a los dueños de objetos perdidos o culpaba a algún pobre incauto de los asesinatos de la bestia.

Leer más

El Comerciante de Objetos Poseídos Cap. 3

Tercer capítulo de El Comerciante de Objetos Poseídos El Comerciante de Objetos Poseídos. Cap. 3Descarga Recordad que tenemos un Patreon, donde podéis apoyar nuestro trabajo en FFP y donde podéis encontrar los archivos en EPUB y MOBI….


Apostasis IV

Apostasis IV No nos dejéis soltar a los perros Apostasis-IVDescarga Para leer en epub. o mobi. entrad nuestro PATREON para descargar los formatos que permiten leer en móvil o tablet. Y si optátis por lectura en línea,…


El Comerciante de Objetos Poseídos Cap.2

Segundo capítulo de El Comerciante de Objetos Poseídos El Comerciante de Objetos Poseídos. Cap. 2Descarga Recordad que tenemos un Patreon, donde podéis apoyar nuestro trabajo en FFP y donde podéis encontrar los archivos en EPUB y MOBI….


El Comerciante de Objetos Poseídos. Cap. 1

¡Nueva novela! Primer capítulo de El Comerciante de Objetos Poseídos El Comerciante de Objetos Poseídos. Cap. 1Descarga Recordad que tenemos un Patreon, donde podéis apoyar nuestro trabajo en FFP y donde podéis encontrar los archivos en EPUB…


Apostasis II

Es divertido ser mitad animal mitad humano. No te dan asco tantas cosas, si sales a cazar y tienes que comer, matas al animal lo antes posible y masticas. Es como comerse unas patatas fritas de hace tres días que has dejado en el microondas después de una borrachera: no están deliciosas, pero siguen siendo patatas fritas.




Chronica Spellbound – Capítulo 4

Acerqué un milímetro más la afilada aguja al ojo maldito, al ojo de los engranajes que rasgan mi mente, al ojo que me provoca terremotos internos, al ojo con manecillas que giran hacia atrás cuando lo único que deseo es progresar, avanzar por una vez en mi vida.


Chronica Spellbound – Capítulo 3

Debo reconocer que alguna vez me he despertado de una pesadilla tan rápidamente que durante unos segundos he visto a las figuras monstruosas del sueño acechándome. Luego desaparecían, claro. Esos maniquíes me causaban una impresión similar. Solo que por más que lo deseara no desaparecían.


Instagram