Otra Dragonada. Capítulo 14

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dragonada-elena-jpg-1.jpg

QUIEN CANTA SU MAL ESPANTA

Volvemos a estar de vuelta en Fast Fiction Penny y hoy es el turno de retomar «Otra Dragonada». Tal vez pensaréis que con toda esta situación de confinamiento he tenido tiempo más que de sobras para escribir y adelantar capítulos pero que va. Lo cierto es que, debido a la emergencia sanitaria, he trabajado más que nunca, hasta hace bien poquito, como soporte a los compañeros y compañeras que estaban dándolo todo al pie del cañón, atendiendo sin descanso a los colectivos más vulnerables (mi gratitud eterna). Deseo de corazón que todos estéis bien y que toda esta barbaridad que nos está tocando vivir llegue a su fin muy pronto.

Estando en aquéllo de remover armarios y estanterías (ya se sabe, demasiadas horas metida en casa) me topé con mi libro de literatura española de segundo de BUP (una ya tiene una edad). Me acordé entonces de una de las mejores profesoras que he tenido, Laura Gallego, que fue la responsable de acrecentar mi pasión por las letras. Si hoy estáis leyendo estas líneas es en parte gracias a ella (o por su culpa, según se mire). Qué importante es toparse con buenos profesores que sean capaces de guiarnos y de hacernos descubrir lo que realmente nos gusta, que nos inspiren para intentar marcarnos metas y luchar por conseguirlas. ¡Olé tú, Laura!

Aquí Quevedo juzgándonos con la mirada

Ya puesta en modo revival on, empecé a hojear el libro y redescubrí auténticas joyas de la literatura medieval. Me lo he pasado pipa releyendo algunos pasajes y viendo mis anotaciones de adolescente súper motivada.

¡Toma zasca del marinero al Infante Arnaldos!

He de deciros que el libro de texto hace un repaso literario que abarca desde la Edad Media hasta el Siglo XX y que en todo ese periodo de estudio (ocho siglos) solo se nombra a cinco escritoras, solamente cinco mujeres relevantes en la historia de las letras españolas, ¿os lo creéis? yo no. Esta antigualla es la que se utilizaba en mi colegio hace unos veinte años pero mucho me temo que si cogiera un libro de texto actual no cambiaría mucho la cosa. Ahí os dejo esta reflexión. También encontré entre sus hojas unos folios en los que mi yo de dieciocho añitos había escrito un intento de relato. Tópico a más no poder pero con las mismas pinceladas de humor de mi yo presente. Oh, cielos, parece que mis chistes no han evolucionado mucho ¡ups!

Pero entrando ya en materia de Otra Dragonada, veamos dónde nos habíamos quedado…

En el capítulo anterior Ululato y Theo pasaron una agradable velada en la cabaña de Baba Yaga. Tomaron fuerzas para continuar su viaje a través del misterioso Bosque Negro. Mientras tanto en Evantil las pociones de la alquimista Cleopatra estaban causando algún que otro quebradero de cabeza. Los vecinos de la aldea se afanaban por urdir un plan que les librase de las gestas de Sir Héctor el Magnífico.

En este capítulo podremos conocer como van los preparativos de Evantil: ¿tendrán o no tendrán dragón?, ¿conseguirán que las verduras parlanchinas cierren el pico?, ¿volverá a liarla Juanito? ¡Tatatachán!

Juglar, juglar te lo voy a preguntar…

Como siempre en nuestro Patreon podéis descargar de manera gratuita las versiones EPUB y MOBI. En Wattpad lo encontraréis como cuerpo de texto

¡Otra Dragonada ha vuelto a Fast Fiction Penny!

Liked it? Take a second to support fastfictionpenny on Patreon!

Sé el primero en comentar en «Otra Dragonada. Capítulo 14»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Instagram